El vino es una de las señas de identidad de Georgia, que presume de su milenaria historia vinícola.

Tiflis, 4 ene (EFEAGRO).- Georgia exportó el año pasado 86,2 millones de botellas de vino a un total de 53 países, lo que supone un nuevo récord en la historia reciente del país caucasiano, informaron hoy fuentes oficiales.

Según explicaron a Efe en la Agencia Nacional de Vino de Georgia, en 2018 las exportaciones crecieron un 13 % en comparación con el año anterior, generando un ingreso de 203 millones de dólares.

En el apartado de importadores, en primer lugar, con 53.682.627 botellas, se sitúa Rusia.

Las exportaciones al vecino eslavo experimentaron el año pasado un incremento del 12 por ciento en comparación con los datos de 2017.

Y es que pese a la ruptura de las relaciones diplomáticas tras el conflicto armado de 2008, ambos países continúan desarrollando activamente sus lazos comerciales y económicos.

El segundo puesto con 10.687.835 botellas importadas le correspondió a Ucrania, mientras en el tercer lugar se encuentra China con 6.951.019 botellas.

Entre los países de la Unión Europea el principal importador de vino georgiano es Polonia, que adquirió 3.508.122 botellas en 2018.

El vino es una de las señas de identidad de Georgia, que presume de su milenaria historia vinícola.

En 2017, un grupo de investigadores internacionales estableció que el hombre ya hacía vino en estas tierras hace 8.000 años, un hallazgo que fue incluido en el libro Guinness de los récords.

La producción de caldos es tan grande que durante un tiempo las autoridades llegaron incluso a regalar en los aeropuertos una botella de vino a cada turista que entraba al país.

El país caucasiano, con una población de 3,7 millones de habitantes, recibió el año pasado a 4,7 millones de turistas, mientras que el número de los visitantes internacionales ascendió a 8,6 millones de personas. EFEAGRO

Compartir

Dejar respuesta