Los viñedos más antiguos de esta D.O datan de 1145 y de las 3.306 hectáreas de garnacha

Zaragoza, 28 dic (EFE).- El departamento de Desarrollo Rural ha acondicionado en Aínzón (Zaragoza) una bodega como proyecto piloto de la Subestación Enológica Campo de Borja que servirá para experimentar nuevas elaboraciones que incrementen el éxito y prestigio mundial de los vinos de garnacha de esta región vitivinícola aragonesa.

Para la mejora de las instalaciones, que hoy ha inaugurado el consejero de Desarrollo Rural, Joaquín Olona, el Ejecutivo autonómico ha aportado 50.000 euros a través de un convenio de colaboración con el Consejo Regulador.

Se trata de una primera fase que, según Olona, tenía como “objetivo fundamental” poner a la bodega “a la altura de la imagen y del prestigio que ha adquirido y que tiene ya el imperio de la garnacha”, y que continuará con una segunda fase que complete el proyecto, informan fuentes del Gobierno de Aragón en una nota de prensa.

Aunque desde 1986 este local y todas las maquinarias, depósitos, instrumental y utillaje existente en la bodega piloto y en el laboratorio eran propiedad del Gobierno de Aragón, el Ejecutivo ha entregado las instalaciones al Consejo Regulador mediante una cesión.

La reforma ha consistido en la mejora de las paredes y el suelo con tratamientos para evitar la humedad y la reubicación de los depósitos de elaboración y construcción de una plataforma elevada para poder trabajar en la parte superior de los mismos con total seguridad para los técnicos que allí trabajen.

Hasta la fecha se ha realizado la primera parte de la reforma, la obra civil y en una segunda fase se procederá al equipamiento técnico como una prensa y una estrujadora para realizar todos los procesos. La sala contará con la última tecnología para poder hacer nuevas vinificaciones con las uvas procedentes de los diferentes terroir de garnacha de la D.O. Campo de Borja.

Los viñedos más antiguos de esta D.O datan de 1145 y de las 3.306 hectáreas de garnacha, más de 2.000 tienen edades comprendidas entre 30 y 50 años. Sus producciones son bajas, pero inmensamente apreciadas enológicamente, por la complejidad estructural y aromática que proporcionan a los vinos, según dichas fuentes.

El presidente del Consejo Regulador Campo de Borja, Eduardo Ibáñez, ha resaltado que el 2018 ha sido un año de récord para la Denominación de Origen, con 44 millones de kilos de uva recogidos, frente a la media de 25 millones de cosechas precedentes, y 20,8 millones de botellas vendidas, 400.000 más que el año que más se vendieron.

Anualmente, el Gobierno de Aragón pone a disposición del sector vitivinícola más de 12 millones de euros, a través de tres líneas de ayuda destinadas a los programas de reestructuración del viñedo, la inversión en bodegas y la promoción a terceros países.

Próximamente, se convocará la orden de promoción del vino en terceros países, que estará dotada con 4 millones de euros. El objetivo es la promoción en los mercados extranjeros para mejorar la competitividad de los vinos aragoneses, dotando a las empresas de instrumentos de comercialización y, por otra parte, para favorecer las inversiones, con lo que se persigue mejorar el rendimiento global de las empresas del sector y su adaptación a las demandas del mercado.

También se convocará otra orden de subvenciones para la inversión en bodegas y que tiene como objeto mejorar el rendimiento global de las empresas del sector y su adaptación a las demandas del mercado, así como a aumentar su competitividad.

Se concederá apoyo financiero a las inversiones tangibles o intangibles en instalaciones de transformación e infraestructura vinícola, así como estructuras e instrumentos de comercialización, con el fin de mejorar el ahorro de energía, la eficiencia energética global y los procesos sostenibles. EFE

Compartir

Dejar respuesta