En ese capítulo, los lectores pueden recorrer oda la mitología romana y las curiosas fiestas de esas deidad como las liberalias y las bacanales, entre otras.

Raquel Abete // Logroño, 18 dic (EFEAGRO).- El profesor de latín del instituto Hermanos D’Elhuyar y autor del libro “Vino, cultura y mundo clásico”, Francisco Delgado, ha asegurado a Efe que esta obra, que analiza toda la cultura y las costumbres en torno al vino, relata el origen de esta bebida en Grecia y Roma hasta la llegada a La Rioja, y su presencia en bacanales y nemeas.

Delgado ha precisado que el libro surgió inicialmente en 2013 como una exposición para un trabajo de clase en la que implicó a sus 103 alumnos, quienes debían investigar las marcas de los vinos de Rioja en las cuales había alusiones al mundo clásico, bien porque estaban en latín o porque tenían un elemento de iconografía entre los cuales aparece un sátiro o un capitel corintio o jónico.

El profesor ha reconocido que esa labor les desbordó, y fue entonces cuando se unieron al trabajo siete profesores más de diferentes materias del instituto, como lengua, música, historia, plástica y biología, entre otras.

Junto a ellos, al contar con expertos de diferentes ámbitos, se plantearon hacer una investigación más completa de los diversos aspectos de la cultura y los orígenes de las costumbres en el mundo antiguo, siempre relacionadas con el vino.

El resultado final, en 2015, fue una exposición en el propio instituto formada por 34 paneles en los que se recopilaban imágenes, audios y otras informaciones.

Tiempo después, ha detallado, les pidieron que esos materiales los pusieran por escrito, en un libro de 360 páginas con más de 500 imágenes, que es lo que han publicado a finales de este agosto.

Prologado por el presidente de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, “Vino, cultura y mundo clásico” cuenta con cuatro primeros capítulos que abarcan el origen del vino hasta su llegada a La Rioja, dos capítulos “muy importantes” del vino en Grecia y Roma; un “gran capítulo” en el que se analizan 159 marcas de vino de Rioja con una ficha de cata que realizó la profesora de biología, que también es enóloga; así como uno de vino y literatura; y otro de vino y música.

“Ceniceros fue alumno del instituto”, ha explicado y, por ello, “le hacía ilusión recordar esos tiempos”, ha añadido.

Respecto al capítulo del vino en Grecia, ha puntualizado que se inicia con todo el estudio del dios Baco, sus mitos y las fiestas en su honor, como las nemeas y las dionisias, entre otras, todo ello acompañado por imágenes y sus descripciones.

Asimismo, ha precisado que el libro cuenta con otro capítulo “precioso” en el que se incluyen todos los tipos de vasijas en las que en esa época se conservaba el vino, y otro sobre el simposio, que era el banquete griego.

Ahí se relata cómo era el desarrollo, los brindis, los juegos y las diferentes diversiones, así como la elaboración del vino, cómo lo mezclaban con agua, mieles y plantas aromáticas, entre otras recetas.

Ese apartado, ha proseguido, se cierra con el vino en la literatura; en los prosistas, poetas e historiadores, como Homero, por ejemplo, en el que se recuperan algunos fragmentos rescatados en los que esta bebida es la protagonista.

“En Roma es, prácticamente, el mismo esquema”, indicado, “pero con el dios Liber, que era como lo llamaban aunque, más tarde, los propios romanos también le dieron el nombre Baco”, ha relatado.

En ese capítulo, los lectores pueden recorrer oda la mitología romana y las curiosas fiestas de esas deidad como las liberalias y las bacanales, entre otras.

También se explican las diferentes recetas de la época; su elaboración; los tipos de vinos como el de rosas, violetas, canela o miel; y sus diversos nombres, así como cuáles eran los más famosos, ha expresado.

Algo que Delgado ha reconocido que le sorprendió al llevar a cabo su investigación, es el cómo conservaban el vino, dado que “hay testimonios de los literatos que cuentan que están descorchando vinos de hace cien años, por ejemplo”.

Ha precisado que Horacio escribió que celebró sus cincuenta años descorchando un vino de su misma edad; otra anécdota es la de César, quien cuando volvió de la guerra de las Galias, en los banquetes que realizó a favor del pueblo, puso el vino más caro que poseía, que era el Palermo.

Para el autor, lo más “original” de la obra es el estudio de las marcas de vino de Rioja, dado que hay cosas “muy curiosas” como nombres en latín.

“Qui tollis peccata mundi” (que quita el pecado del mundo), ha puesto como ejemplo, ese nombre debía ser porque el abuelo o bisabuelo era el sacristán y, como en misa decía eso, decidieron ponerle así a la marca del vino porque así lo conocían en el pueblo, ha detallado. EFEAGRO

Compartir

Dejar respuesta