La creadora de la iniciativa, la también comediante Jeeya Sethi, coincide en la diversión femenina.

Noemí Jabois // Nueva Delhi, 20 nov (EFE).- Son jóvenes, rebeldes y comediantes, hablan exclusivamente de mujer a mujer y sus chistes sobre pechos y menstruaciones son todo un soplo de aire fresco en la conservadora India, donde las féminas se enfrentan a diario a violaciones, feminicidios y una fuerte discriminación.

Temas como el sexo o el periodo son totalmente tabú en el país asiático debido al conservadurismo y a unas tradiciones que empujan a la sociedad a prohibir la entrada de mujeres en edad de menstruar a ciertos templos o a recluir a las “impuras” féminas con la regla en casetas fuera de la vivienda familiar.

Por ello, el grupo de cómicas Femapalooza es una iniciativa rompedora en la India.

En sus espectáculos sólo se aceptan mujeres como público, lo que crea un ambiente “diferente” en el que las cómicas pueden hablar “desde el corazón” sobre cualquier tema bajo el sol, explica a Efe una de las artistas habituales, Pavrita Shetty.

“Los hombres no se pueden identificar con muchos de nuestros chistes, al principio es más como información para ellos y más tarde lo encontrarán gracioso porque no están al tanto de muchas de las cosas de las que hablamos”, afirma.

Shetty participa en una de cada dos “noches de micrófono abierto” de Femapalooza, de las que han celebrado cerca de un centenar desde 2016, en alguna que otra ocasión con la presencia de hombres. Hasta ahora se ha subido al escenario en las cuatro actuaciones de “auditorio”, en las que sólo se permiten mujeres.

En ellas habla de la menstruación, de tener grandes pechos en la espalda, de ganar tallas de sujetador e incluso de las discusiones que tiene con su madre.

“No tienes que perder el tiempo dibujando el contexto, puedes saltar directamente al chiste, lo que es muy bonito porque todo el mundo lo va a entender en el momento en que digo la palabra”, dice la joven comediante sobre los beneficios de tener un público femenino.

Defiende que cuando estás con personas de tu mismo sexo logras un tipo de diversión “diferente” y se opone ciegamente a ese estereotipo de que “las mujeres no son graciosas”.

El ambiente en los ‘shows’ de Femapalooza es perfecto, a su juicio, para las comediantes principiantes.

“Para las novatas es un ambiente muy agradable para comenzar, porque de otro modo siempre tienes esa presión extra de ser juzgada por ser una mujer que viene con la comedia al escenario”, comenta, consciente de que ese ambiente “seguro” de Femapalooza la relaja “automáticamente”.

La creadora de la iniciativa, la también comediante Jeeya Sethi, coincide en la diversión femenina.

“Las mujeres se divierten más cuando no hay hombres alrededor, se sueltan el pelo”, asegura a Efe.

“Tendemos a portarnos bien sin razón cuando hay un chico, así que para que (las espectadoras) no se tengan que portar bien y puedan pasarlo genial, no tenemos hombres en el ‘show'”, afirma esta joven que ha paseado sus chistes por Bangalore (sur), Nueva Delhi o Chandigarh (norte).

Las comediantes son de “todas las edades”, desde los 17 años hasta más de 40, pero la variedad entre el público es todavía mayor: una vez hubo una mujer de 90 años, aseguró Sethi.

Ambas planean seguir adelante con sus actuaciones en Femapalooza y pronto comenzarán un nuevo proyecto que tendrá lugar dos miércoles al mes, cuando se permitirán hombres, eso sí, con la entrada al doble de precio que las mujeres.

En sus actuaciones, la creadora de Femapalooza, una palabra “divertida” sin significado, habla del síndrome premenstrual, de educación, de cómo es ser la hija mediana o de cómo es someterse a un chequeo médico “completo”.

En definitiva, “todas las experiencias de la vida”.

¿Su mejor chiste? “El día de un hombre termina cuando se quita los calcetines. Luego pregunto cuándo termina el día de una mujer, a lo que un hombre del público responde: ‘cuando llego a casa'”.

“Los hombres ni siquiera saben cuándo termina el día de una mujer (…) Entonces, por supuesto, les digo que es cuando se quitan el sujetador”, concluye la cómica entre risas. EFE

Compartir

Dejar respuesta