Vestida con los extravagantes diseños de Palomo Spain o Maria Escoté, dos de los nombres más internacionales de la nueva hornada de diseñadores españoles, la cantante cuida tanto su estética como la de las bailarinas que la acompañan en cada actuación.

Alicia García de Francisco // Madrid, 16 nov (EFE).- Tiene 25 años y esta noche ha hecho historia al ganar dos Latin Grammy y con un solo tema, “Malamente”, la confirmación de que el huracán flamenco que es Rosalía no solo arrasa con todo, sino que ha llegado para quedarse.

Con estos premios, Rosalía se convierte en la española con más Latin Grammy por un único trabajo. Niña Pastori tiene tres por diferentes álbumes más uno por un proyecto en colaboración con otras artistas, y Rosario y La Mala Rodríguez tienen dos cada una, pero también en diferentes ediciones.

Estudiosa del flamenco más profundo desde que tenía 13 años, Rosalía Vila (San Esteban de Sasroviras, Barcelona) ha revolucionado no solo este género sino todo el panorama musical español con un estilo que mezcla raíces tradicionales con una irreverente modernidad.

Empezó colaborando con distintos artistas, como Juan Gómez ‘Chicuelo’, Rocío Márquez, C.Tangana o La Fura dels Baus antes de sacar su primer álbum, “Los Ángeles” en febrero de 2017.

Un debut de cantes tradicionales flamencos en los que Rosalía investigó en la recuperación de archivos sonoros de piezas muy viejas pese a que ya tenía muchos temas compuestos. Pero quería “reinterpretar la tradición”.

Así que, aunque partía de la guitarra, introdujo su gusto por otros géneros, dando como resultado un flamenco experimental, controvertido para los más puristas, y con el que demostraba formar parte de una nueva generación que no tienen miedo a las mezclas.

Un estilo criticado por muchos -tampoco fue totalmente aceptado en su momento Camarón- que fue conquistando poco a poco a amantes del flamenco pero también a los más jóvenes, que han caído rendidos ante la música pero también ante la estética de Rosalía.

Porque a la voz llena de matices de la cantante se une una cuidadísima y rompedora imagen, sobre todo si se asocia con algo tan tradicional como el flamenco.

Más cercana a la moda callejera de los ritmos urbanos, Rosalía se ha creado una imagen dura y potente con cada uno de los vídeos que acompañaron a los temas de sus discos y con cada una de sus actuaciones, como la que realizó recientemente en la entrega de los premios EMA MTV en Bilbao.

Vestida con los extravagantes diseños de Palomo Spain o Maria Escoté, dos de los nombres más internacionales de la nueva hornada de diseñadores españoles, la cantante cuida tanto su estética como la de las bailarinas que la acompañan en cada actuación.

Lo hizo con su primer álbum y lo ha seguido haciendo con su segundo y aún más exitoso trabajo, “El mal querer”, con el que ha dado un enorme salto cualitativo.

Antes ya había lanzado “Brillo”, un tema en el que colaboraba con el reguetonero colombiano J.Balvin, una primera incursión en el panorama musical internacional que continuará con una anunciada colaboración con Pharrell Williams.

Pero mientras, Rosalía disfruta de la explosión y los reconocimientos provocados por el reciente “El mal querer”, un trabajo del que lanzó anticipadamente tres “singles” que se situaron inmediatamente entre los éxitos del momento, con unos vídeos muy cuidados realizados por la productora catalana Canadá, que ha trabajado con artistas internacionales como Keane, Scissor Sister o Lykke Li.

Un trabajo con el que la catalana recupera la idea de disco conceptual con un proyecto integral, que acompaña cada tema de videoclips mucho más cuidados de lo que es habitual en el panorama musical español y que han impactado tanto como las canciones.

Especialmente el primer tema y su primer vídeo, “Malamente”, el único que por los límites de fechas de los Latin Grammy pudo entrar en las nominaciones y que se hizo nada menos que con cinco de las cuales finalmente se llevó dos.

Y si “Malamente” confirmó que Rosalía es la cantante del momento, “Pienso en tu mirá” la elevó al estatus de icono feminista al considerarse un alegato contra la violencia machista.

“La forma en la que hago música y la forma en la que me presento como mujer dentro de esta industria creo que se compromete con la imagen de una mujer con poder y con fuerza. Siempre”, aseguró ayer la cantante a Efe, a su llegada a Las Vegas para participar en la gala de los Latin Grammy.

Y agregó: “Así es como me siento cómoda y creo que las mujeres que me inspiran son así”. EFE

Dejar respuesta