Gonzalo Sánchez // Venecia (Italia), 28 ago (EFE).- En la monumental Venecia ya se respira cine y todo está preparado para recibir desde mañana a la infinidad de estrellas que llegarán procedentes de todo el mundo, atraídos por su célebre Mostra, que este año alcanza su 75ª edición.

La ciudad de los canales es, en sí misma, un museo que cada septiembre acoge en su isla del Lido, frente a la plaza de San Marcos, el considerado festival de cine más antiguo del mundo -se instituyó en 1932- y uno de los más prestigiosos, la Mostra.

Un certamen que este año alcanza su septuagésimo quinta edición, por lo que sus organizadores han diseñado un prometedor programa con el que la ciudad italiana se convertirá, durante los próximos doce días, en la verdadera capital mundial del Séptimo Arte.

La inauguración tendrá lugar mañana 29 de agosto, con una gala presentada por el actor italiano Michele Riondino y que tendrá una nota amarga, ya que no acudirá el presidente de la República, Sergio Mattarella, en señal de luto por el derrumbe del puente de Génova.

En cualquier caso, hoy decenas de operarios se afanaban en ultimar las instalaciones del certamen, que rodean el viejo Casino, un blanco edificio de época fascista en el que trabajarán los cientos de periodistas nacionales e internacionales acreditados.

Pero las mayores atenciones las recibía el cercano y majestuoso Palacio del Cine, de estética modernista, construido también en la década de 1930 y que en la actualidad acoge las grandes proyecciones del festival y las puestas de largo.

Todo un escaparate para los directores y sus estrellas que este año conserva la decoración del anterior: fachada blanca e iluminada por numerosas esferas de vidrio desde las que emanan luces de colores.

Lo último en extender será la alfombra roja, hoy aún enrollada, por la que pasarán personalidades de la talla del cineasta canadiense David Cronenberg y la actriz británica Vanessa Redgrave, que recibirán sendos premios honoríficos.

Pero también otras muchas figuras que van desde la camaleónica Lady Gaga hasta Emma Stone, Dakota Johnson, Spike Lee, Willem Dafoe, Natalie Portman o Ryan Gosling, quien abrirá el miércoles la Mostra en su papel como Neil Armstrong en “First Man”, de Damien Chazelle.

El área era un constante ir y venir de trabajadores que limpian aceras, dan las últimas manos de pintura o adecentan las flores y los jardines que adornan las inmediaciones, a orillas del mar Adriático.

Y deslumbra el lujoso hotel Excelsior, por cuyo embarcadero pasarán en los próximos días los rostros más conocidos del mundo del celuloide.

Pero al mismo tiempo, toda la zona, como en años anteriores, ha sido protegida con fuertes medidas de seguridad: para entrar hay que mostrar la acreditación y abrir los bolsos y se ha cortado el tráfico con la instalación de grandes bloques de cemento.

Como novedad, este año se ha reabierto las puertas de uno de los iconos de la isla, el Hotel Des Bains, en el que transcurría “Muerte en Venecia” (1971) de Luchino Visconti y que ha permanecido cerrado durante años.

Ahora, su recibidor y sus pasillos acogen una exposición que recorre la historia del Festival veneciano a través de cientos de fotográficas y secuencias grabadas.

En definitiva, el Lido veneciano, salvo pequeñeces, está ya listo para mostrar al mundo los mejores trabajos cinematográficos, que a su vez pondrán al espectador ante historias cotidianas o fantásticas.

Quizá sea eso lo que represente el cartel elegido para este año, en el que el dibujante Lorenzo Mattotti presenta a una mujer que observa al vacío a través de un objetivo que no es otra cosa que el propio planeta Tierra. EFE

Dejar respuesta